sábado, 18 de mayo de 2013

COMO MANTENER LA PASION A PESAR DE LOS AÑOS

Se dice que la pasión de una pareja desciende después de los dos primeros años de relación. La fase de enamoramiento, los primeros tiempos, esos donde te dan cosquillas en el estómago y en otros sitios, son mágicos y es muy fácil mantener el voltaje erótico. ¿Qué pasa cuando ya conoces a tu pareja por entero? ¿Cuando no hay sorpresa se acaba la atracción sexual? ¿Cómo hacer para seguir sintiendo pasión en la pareja al pasar los años?

 No dejes que la rutina se coma la pasión
Por mucho que quieras a tu pareja, lo previsible acaba siendo aburrido. La idea de que hay horarios o lugares específicos para hacer el amor es un error. Permítete dar rienda suelta a tus emociones con tu pareja cuando tienes ganas, no te preocupes de si el momento es el indicado. Un poco de riesgo hace las cosas más emocionantes. Las ganas de besar, morder, acariciar o abrazar no se pueden postergar, hay que vivirlas y regalarlas cuando se sienten. Seguro que un beso apasionado en el ascensor, una caricia en el taxi, o compartir una ducha ponen "picante" a tu relación.

 Renueva y cuida todos los aspectos de tu atractivo
 Los años hacen que nuestros cuerpos cambien, y de todos modos, si no lo hicieran, el verse todos los días hace que tenga que haber más factores que mantengan el interés en el otro. Por ejemplo, admirar al hombre que amas, la admiración es uno de los puntos más importantes para que el amor y el erotismo sigan encendidos. Entonces, cuidar esos aspectos que te hacen tan especial para el otro es fundamental. 
 
 Cambia el escenario cuando puedas
 Si tienes oportunidad, te aconsejo cambiar el escenario cotidiano por otro durante unos días.Cambiar el lugar donde estar juntos es excitante, hay un nuevo aspecto que cambia y todo reverdece. No es lo mismo hacer el amor en la cama de todos los días que en la de un hotel donde no hay obligaciones. Compartir un jacuzzi, largos paseos, conversaciones de a dos, comidas y recuerdos felices alimentan a la pareja y su pasión como pocas cosas. Sobre todo si ya hay hijos, es muy conveniente que alguien se haga cargo de tu rutina durante unos días mientras te reencuentras con tu compañero en una escapada.

 Diálogo y más diálogo
 ¿Hablar? No es lo que esperabas ¿verdad? Pero sí, un diálogo constante mantiene la sintonía de la pareja siempre en el mismo rango. Dialogar no significa hablar simplemente, significa exponer y escuchar de verdad. Compartir. La unión que siente una pareja cuando comparte códigos propios y privados frente al mundo es indispensable, ese mundo "de a dos" que es tan valioso y que mantiene una corriente entre dos personas aunque estén en extremos opuestos de una habitación en medio de una multitud.

 Tener espacios privados para tener un espacio común
  Estos se basan en el respeto y la confianza mutua. Es muy fortalecedor saber dejar un espacio para que el otro se desarrolle y crezca en los aspectos que necesite hacerlo solo, después este aprendizaje individual de cada uno enriquecerá a la pareja al compartirlo. Vamos a decirlo así: "echarse de menos un poco" para que siempre haya ganas de volver al otro.

 Mantener la pasión a lo largo de los años
  Es un ejercicio de baile con tu compañero, avanzar con el otro, deslizarse por la vida con una armonía y una complicidad que nunca deben romperse… y si además le pones ese "picante" que tú sabes… mejor que mejor.